Emprendedores se reinventan con programa de Colaboración Comunitaria

Comenzó realizando trabajos esporádicos y con el tiempo inició su propio emprendimiento de servicios de gasfitería, soldadura, pintura y limpieza de alcantarillados. Un proyecto que le ha permitido a Juan José Durán generar recursos para su hogar y costear la educación de sus hijos. “Gracias a mi emprendimiento, he podido dar una mejor calidad de vida a mi familia y tener más comodidades en casa. Mi hija menor estudia ahora en la universidad y estoy feliz de poder darle un futuro”, señaló Juan José.


Él, junto a otros 44 emprendedores de Copiapó, Caldera y Tierra Amarilla, fueron beneficiados con la línea especial “Emprendimiento” del Programa de Colaboración Comunitaria Minera Candelaria, iniciativa de Fundación Atacamagica y financiada por la empresa, que ha apoyado durante tres meses a los microempresarios de la provincia, a través de la adquisición de bienes y servicios y la realización de mentorías especializadas para fortalecer sus emprendimientos.


“Estoy contento de haberme adjudicado este proyecto. Gracias al programa, obtuve una hidro lavadora que me va a permitir reinventarme y poder realizar otro tipo de trabajos, como por ejemplo sanitizaciones y limpieza en diversos espacios en estos tiempos de coronavirus”, expresó.
Desde abril a la fecha, se realizaron tres llamados a postulación en la Línea Emprendimiento del Programa de Colaboración Comunitaria, en los que participaron microempresas de la provincia de Copiapó, asociaciones gremiales, sindicatos y otras organizaciones que promueven una actividad económica, siendo beneficiadas 15 microempresas en abril, 16 en mayo y 14 en el último llamado de fines de junio.


De esta manera, este programa ha apoyado distintos proyectos de emprendedores en situación de vulnerabilidad, parte de ellos destinados a la implementación de servicios de delivery y venta online y otros que buscan diversificar sus actividades, líneas de negocio y ampliar el alcance de sus ventas.
Todos, pequeños negocios en las áreas de venta de vestuario, productos del mar, verdulería, bazar, florería, estética, impresión, lavandería y pastelería, entre otros, que en corto tiempo han ampliado su horizonte y enfrentado el período de crisis sanitaria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: