Confirman primer caso de influenza aviar en el Bío Bío: llaman a no tocar aves silvestres muertas

El primer caso de influenza aviar se informó durante la jornada de este jueves 9 de febrero en el Bío Bío. Desde el SAG llamaron a la población a no tocar ni manipular aves silvestres muertas.

El Servicio Agrícola y Ganadero del Bío Bío confirmaron durante la jornada de este jueves el primer caso de influenza aviar en la región.

Lo anterior confirma que el virus sigue desplazándose hacia el sur del país en aves silvestres.El contagiado, en este caso, es un pelícano encontrado en la playa de Purema, comuna de Tomé.

La Delegada Presidencial del Bío Bío, Daniela Dresdner, indicó que “hemos informado al Comité de Gestión de Riesgos y Desastres la confirmación del primer caso de influenza aviar en nuestra región”.

Agregó que, “llamamos a la ciudanía para continuar colaborando con el Servicio Agrícola y Ganadero y, en el caso de quienes tienen aves y planteles avícolas, les solicitamos reforzar las medidas de bioseguridad en sus predios, evitando el contacto de sus aves con las aves silvestres”.Por su parte, desde SAG Bío Bío explicaron que se han adoptado todas las medidas contempladas en la estrategia sanitaria definida por el el organismo, que incluye actividades de vigilancia y muestreo en el borde costero y en predios con aves ubicados en las cercanías del sitio donde se detecta la enfermedad.

Además, se mantiene la atención de denuncias de aves que pudieran presentar síntomas atribuibles a influenza aviar en toda la región.

Las autoridades llamaron a las personas a no tocar ni manipular aves muertas y/o enfermas e informar de inmediato al SAG a través del call center 223451100, al whatsapp +56 9 690 89 780 o a los correos electrónicos contacto.biobio@sag.gob.cl u oficina.informaciones@sag.gob.cl.

¿Qué es la influenza aviar?

La influenza aviar es una enfermedad viral contagiosa que afecta, tanto a las aves domésticas como a las silvestres, sin posibilidad de cura. En forma eventual, puede transmitirse a otras especies, entre ellas el ser humano.

El virus se ha diseminado por Sudamérica a través de las aves migratorias provenientes del hemisferio norte, las que viajan en época estival hacia el sur en busca de alimento y mejores condiciones climáticas.Estas aves pueden transmitir enfermedades que no están presentes en el país a las aves de la fauna local y a las aves de traspatio, generando efectos perjudiciales en el sistema productivo avícola, tanto doméstico como industrial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *